Argentina, las estadísticas y el histórico gol en contra

 
Todo político que se precie de opositor se rasgan las (onerosas) vestiduras por los números fraudulentos del Indec. Todo oficialista que defienda con uñas y dientes su pertenencia, los defiende. ¿Cuál es la moraleja, que a unos y a otros leer historia les parece un bajón? Pensar la historia (y leerla también) deja en evidencia la multiplicidad de las falacias... pero acá hace tiempo que nadie se pone colorado.

Finalmente debo hacer una advertencia pro forma, pero necesaria, en lo concerniente a las estadísticas. Todos los estudiosos concuerdan en que los datos estadísticos son poco sólidos hasta la segunda mitad del siglo XIX y en que, nuevamente, no son fiables (y a menudo desesperantemente contradictorios) desde mediados de la década de 1940 en adelante, cuando la burocracia perdió eficiencia y los datos se convirtieron en un instrumento de propaganda. Así, es mejor tratar las estadísticas y cuantificaciones en la historia argentina como tendencias o relaciones ilustrativas”.

ROCK, David. “Argentina 1516-1978. Desde la colonización española hasta Alfonsín". Ed. Alianza.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario