La Justicia injusta, Grassi en pantuflas mirando TV



Dos veces condenado a 15 años de prisión por abuso de menores, Julio César Grassi tuvo el beneficio de una libertad morigerada mientras esperaba la firmeza del fallo. Ahora, mientras continúa en la "bendita" espera, sólo tiene prisión domiciliaria. La Justicia es justa dependiendo de quién sea el imputado. Esta claro que cualquiera sin dinero, poder, influencia o contactos, queda preso al primer fallo... o antes. 

También está la página de la vergüenza.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario