Pagni, Kicillof, la tribuna de doctrina y la contradicción en el medio

"El periodismo debe ser escéptico frente al poder y no ser crítico según el color político o ideológico de quien detente el poder", Silvio Waisbord. El error de la prensa militante. La Nación, 12 de enero de 2011.

"Kicillof es un académico marxista. Más allá de un remoto asesoramiento a un par de pymes, su vida profesional ha sido la de un francotirador de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet, donde se especializó en historia de la teoría económica. Al doctorarse postuló que lord Keynes era un pensador radical tergiversado por el análisis burgués. Para él, Stiglitz o Krugman son casi tan ortodoxos como Mankiw o Barro. En los últimos tiempos Kicillof se concentró más en Marx. Está aprendiendo alemán para leerlo en su versión original. Hijo de un psicoanalista, bisnieto de un legendario rabino llegado de Odessa, la genealogía de Kicillof parece ser una sucesión de dogmáticas. En su caso, sostiene que las ciencias económicas, tal como se las enseña en las universidades argentinas -o en el 90% del sistema académico internacional-, son la fachada técnica de un aparato de dominación. Es la razón por la que propone la reforma de todos los planes de estudio". Carlos Pagni. Axel Kicillof, el marxista que desplazó a Boudou. La Nación, 12 de marzo de 2012.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario