Ajustar la paz a bombazos





Es necesario que alguien explique cuál es la diferencia entre un bangbang y el otro. Es decir, la sustancia, el hueso, la central, puntual y objetiva diferencia entre que los sirios se maten entre ellos o que llegue la OTAN, con sus coronelazos y sus bombarderos, para aplastarlos a todos. 

La pregunta es necesaria, la respuesta también. No pareció salir demasiado bien en los otros experimentos y Siria no es Irak ni Afganistán. Habría que evaluar el desastre que quedó en esos dos países después de la retirada ¿triunfal? de los aliados. 

Si el uso de la fuerza es necesario para mantener la paz (dixit, Barack), quizás debería redimensionarse los términos de la paz y empezar a llamarle guerra, así podría darse un premio, diploma y medalla sin después sentir demasiadas culpas. 

¡Bangbang! ¡Rrrratatatata! ¡Bum!. Onomatopeya es una palabra horrible. Y a pesar de ser horrible, a la distancia no se escucha un ¡Ay! ¿El precio de la paz es perder de a poco el espesor de la humanidad? 

Bang.