Feyerabend versus el "buenondismo" hipócrita


“Hay gente que piensa que puede amar a la Humanidad y que incluso escribe sobre esta extraña relación amorosa. Pero su amor se desvanece rápidamente cuando los enfrentas con caras concretas unidas a cuerpos concretos que emanan un concreto y quizás penetrante olor. Además, un amor por la humanidad jamás ha salvado a nadie de ser cruel con individuos que parecen ponerla en peligro. Guiarse por ideas abstractas es un asunto peligroso cuando estas no están controladas por intensas relaciones personales. No hay vuelta de hoja: reaccionar al mundo es un asunto personal (de familia, de grupo) que no puede ser reemplazado ni siquiera por la más fascinante concepción del mundo”. (Ambigüedad y armonía, página 42. Paidós).
¿Para qué agregar más palabras?