Relámpagos | Paula Varela


Por ejemplo,
vos sabés que no siempre tiene el mismo sentido
la palabra “Dostoievski”
o asumir un riesgo
ni que todo es condenadamente maravilloso
o efímero
ni coincidir responde a tus reglas o a las mías,
o sí.

Sospecho que intuís perfectamente
estos relámpagos
que estremecen tu cuerpo
cuando te parás delante de un prodigio.

Y tal vez
lo que más adores de ellos
es que son la tregua
entre tus presagios y tus urgencias.

La tregua que por fin
impida a los espejos

amputarte los ojos.

(El animal que agoniza ahí afuera - 2013)

http://mundosentidos.blogspot.com.ar/