Anatoly es perseguido por Genady | Ignacio Xavier Ruibal

Andás por el bosque
como si fuera invierno
como si ya no caminaran por ahí los osos,
con la comida al nivel de los ojos
con la comida trepada a los troncos sin el plástico
para que no se trepen los ratones.
Pensás que ya es invierno
porque tus trampas se cubrieron de nieve.
Creés que te estás babeando
pero no es escarcha lo que tenés en la barba.

Estoy escribiendo esto en tres pétalos
que dejo sobre la tumba
del único cazador que conocí.

Su hijo había muerto hace mucho,
pero un día lo volví a ver
atacando a sus perros.
El cazador lo persiguió
en la moto de nieve
y el hijo tomó el camino del hielo
del río congelado.
Faltaba mucho para el invierno,
aunque en esta parte del planeta
nunca falta mucho para el invierno.

***

Visto en la muy recomendable revista de relatos y poesía, Vagón de Ostras.

Este poema pertenece al libro inédito de Ignacio Xavier Ruibal, "Se iluminan todas tus presas".

No hay comentarios. :

Publicar un comentario