Dialéctica | Charles Tomlinson



Para Eduardo Sanguinetti

La vida, afirmas,
es la historia de un cuerpo:
la tos en una sala de conciertos
es la historia de un cuerpo que no puede
contenerse, y el de Waldstein
la historia de una vida
que se niega a ser contenida
por su cuerpo, pues el oído
dañado se imagina
o engendra entero
entre futuras notas.
Estiro las rodillas. A mi lado
cuántas piernas dormidas!, esforzándose
por devolver al cuerpo
el ritmo del aire y
taconearlo en la moqueta.
Un programa caído
habla de un cuerpo olvidado de sí
y vuelto todo oído, aunque un oído
imaginado acaso
por un sordo, con sus circuitos
gigantescos, y túneles,
                            y cartílagos
y su concha de caracol
colmada, temblorosa,
atenta, sí, a la historia
sobada de la aurícula,
que afirma que la vida
no es sino un quebrar de escuchados
silencios, moldear
día tras día un cuerpo
reencarnado de aire.

(Versión de Jordi Doce)

***

No hay comentarios. :

Publicar un comentario