Un girasol dentro de una botella vacía puede beberse la noche | Alejandro Cortés


Una noche
abrí la puerta
y volteaste hacia mí la cabeza
como girasol nocturno

Me hablaste de la inutilidad de los dientes
para el pez sacado de las aguas
De la ciudad que esconde el cadáver del río
en las bodegas de las fábricas

La imagen de esa noche cuelga de mis paredes
Vapor de ningún aliento
Uñas invisibles contra los vidrios

Me siento en el sillón
Tú no estás
El aire forma tu cintura y se arrellana en mi regazo
Te imagino diciéndome
que en la boca de los pescados
hay una oración por el río

Una corriente abre la ventana
Ahora la noche aletea sobre tu hombro
y soy yo quien voltea la cabeza

como girasol nocturno.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario