De la creación | Juan Gelman


con los caballos de la palabra debo hacer un camino
una dulce pradera donde las bestias se devoren los ojos
y pájaros helados concurran con su fuego
con la memoria de su fuego voy a hacer un camino
una dulce pradera donde arden los pájaros helados
y buscan sus aladas sus hechos delicados vibrando todavía
para mover la tarde
la alada siempre más verdad que el ala más dura que sus ojos
y como una derrota,
su cara de pasado entró al aire como una inmigrante
puso mantel hijos solloza en los himnos de la patria
la alada la extranjera devora por su cuenta y sin embargo extraña
al ala
vive accidentes la carestía de la vida mientras las alas en su carne
en sus huesos su piel sus plumas lívidas
atardecen de noche cabalmente persiguen su memoria lloran
sus espectáculos
como asambleas de pedazos íntimas destrucciones y mareas
el ala come de sus olvidos
miente cuando da sombra
tiene que trabajar.

(El amante mundial, 1962)

No hay comentarios. :

Publicar un comentario