Tres poemas de Shuntaro Tanikawa



Tristeza


El cielo claro y el sonido de la ola
son ridículos;
Cosas cercanas que siento
nunca podrán abandonarme.

En la estación del nítido pasado
Me dirijo al oficial
de objetos perdidos
y tomo más cosas tristes.

(Versión de Versión de Rodrigo Ramírez).

***

Hierba

Así, viniendo un día
de algún lado,
repentinamente me paré sobre la hierba;
y como mi memoria celular señaló
asuntos sin terminar
tengo una forma humana,
y he hablado incluso sobre la felicidad.

(Versiones de Rafael Patiño).

***

Escuela

La escuela está ardiendo.
De las ventanas de los salones
sale abundante humo negro.
Los pupitres están ardiendo.
Los tableros están ardiendo.
El cuadro que dibujé está ardiendo.
Ha explotado un piano en la sala de música.
El piso del gimnasio se hundió y
sobre el patio de juego la barra para izarse se
derritió.
La escuela está ardiendo.
No hay maestros en su interior.
Todos los alumnos están soñando.
La lengua anaranjada del fuego lame con dicha
la escuela completa.
La escuela grita y se retuerce
y lentamente se colapsa sobre tierra.
Zigzaguean chispas hacia el cielo.
¡Oye, escuela, qué tal te parece ahora!

(Versiones de Rafael Patiño).

***


Hierba y Escuela. Fuente:


No hay comentarios. :

Publicar un comentario