De los álamos | Juan José Saer


De los álamos
                       no queda
más que un ramaje
                               traslúcido
y en la punta
                     hojas amarillentas
que centellan
                     Mayo
lluvias heladas
en un sol exangüe
                             A la ventana
en la media tarde
guiñando lento
                       a la luz:
somnolencia
                    maravillada
en vaivén
                de fuera a adentro
                de adentro a afuera
Ahora
          Ahora real
                           de un todo
                                            sin el sí
todo él
           por fin
exterior
Extrañeza
Después
              casi de golpe
                                   plenitud