Tres poemas de Allen Ginsberg



A LA MANERA DE YEATS

Ya el incienso llena el aire
y al deleite sigue el deleite,
una tranquila cena entre alfombras,
tañidos desde el Oriente hasta mi oído,
viejos amigos reposando en colchones brillantes,
viejos cuadros en las paredes, vieja poesía
pensada nuevamente, risas por una mística
estatua de juguete pintada en oro,
té sobre la mesa blanca.


GURÚ

Es la luna quien desaparece
Son las estrellas que se ocultan y no yo
Es la ciudad que se desvanece,
Yo permanezco
con mis zapatos olvidados,
mi calcetín invisible
Es el llamado de una campana.


ODA AL FRACASO

Muchos profetas han fallado, sus voces silenciosas
gritos-fantasmas en sótanos que nadie escuchó, risas
polvosas en el desván familiar
ni fueron vistos en las bancas del parque llorando con
alivio bajo el cielo hueco
Walt Whitman viva perdedores locales —¡valor a las
            Damas Gordas del Freak Show! presos nerviosos cuyos
labios & bigotes escurren gotas de sudor en las
            filas—
Mayakovsky gritó: “¡Entonces muere! verso mío,
¡muere como los trabajadores rango & número
fusilados en Petersburgo!”
Próspero quemó sus libros de poder & tiró su varita
mágica al fondo del mar de los dragones
¡Alejandro el Magno fracasó al buscar nuevos mundos
que conquistar!
¡Oh Fracaso! Yo canto tu nombre aterrador, acepta a
éste tu Profeta de 54 años
cantor épico del Eterno Desplome ¡Oh Panteón de
Bardos Mortales! Yo apuro esta oda con la presión
arterial alta
precipitándose a mi coronilla como si no fuera a vivir un
minuto más, ¡como el Galo Agonizante!
a Ti, Señor del Renoir ciego, del Beethoven sordo, de la
Venus de Milo sin brazos, ¡Señor de la Victoria Alada
sin cabeza!
mis diatribas no detuvieron las Alianzas Intelectuales de la
CIA & la KGB en cuellos de tortuga & calzoncillos,
sus sacos de lana & sus tweeds
Nunca disolví el Plutonio ni desmantelé una Bomba
atómica antes de que mi cráneo perdiera el pelo
No he detenido aún a los Ejércitos de toda la Humanidad
en su marcha a la III Guerra Mundial
Nunca llegué al Cielo, al Nirvana, X, Llámalo-como-
quieras, nunca dejé la Tierra,

Nunca aprendí a morir. 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario