Dos poemas de Carlos Illescas



COMO EL ESPEJO LOCO

Como el espejo loco sus imágenes
transforma en humo —esfera y eco. Canto
a la embriaguez tras el demonio azul—,
tu música implacable al entonarla
en flauta afónica tu Marsias,
más aún que a himno sonó a réquiem;
porque bañada en sangre por los puercos,
echada en el camastro referiste
quién fue de los devotos pretendientes
el más experto buscador de trufas,
antes de acuchillarlo por el hígado.


NO RESULTA FÁCIL MORIRSE

No resulta fácil morirse
en nuestros países sobrecargados de paisaje
el hambre suele aniquilar poco a poco
pero sus zarpazos se producen con mesura.
La enfermedad sólo en contados casos
es medio seguro pero no siempre sabes
pero no siempre porque suele prolongarse
a veces sabes y entonces gastas
más en médicos que en comida
El mejor medio para matar el hambre
de manera como ves morir no es fácil.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario