Dos poemas de Jaime Sabines


DEL CORAZÓN DEL HOMBRE

He mirado a estas horas muchas cosas sobre la tierra
y sólo me ha dolido el corazón del hombre.
Sueña y no descansa.
No tiene casa sobre el mundo.
Es solo.
Se apoya en Dios o cae sobre la muerte
pero no descansa.
El corazón del hombre sueña
y anda solo en la tierra
a lo largo de los días, perpetuamente.
Es una mala jugada.

(1951. La señal).

DE LA NOCHE

En la amorosa noche me aflijo. 
Le pido su secreto, mi secreto, 
la interrogo en mi sangre largamente. 
Ella no me responde 
y hace como mi madre, que me cierra los ojos sin oírme.

(1951. La señal).

No hay comentarios. :

Publicar un comentario